El anonimato que surge de rostros cubiertos incita a la deshumanización de los encuentros, al desarrollo de múltiples fantasías sobre quien o quienes son los otros o que roles y deseos más profundos se están representado.